Ninguna parte de esta información debe utilizarse con fines ilegales. La parte más importante de la declaración, «No puedo entrar a mi habitación» es la palabra ‘mi’. Solo debe usar esta información para recuperar el acceso a un espacio vital que posee y habita. La propiedad y el habitar son extremadamente importantes, ya que la propiedad sin ser un habitante de algo como un dormitorio puede ser problemática en casos relacionados con los inquilinos. En cualquier caso, si la persona que dice que no puedo entrar a mi habitación te ha dado permiso para esta tarea, entonces estás bien. Asegúrese de mantenerse en el lado correcto de la ley y llame a un profesional antes de pasarse de la raya.

¿Por qué estoy bloqueado fuera de mi habitación?

El mejor paso inicial para resolver su bloqueo es conocer la naturaleza del problema al que se enfrenta. El solo hecho de saber que estoy bloqueado fuera de mi habitación simplemente no es suficiente para volver a entrar. Hay algunos problemas principales que podría tener con la habitación. A partir del conocimiento general sobre lo que está mal, puede pasar a abrir un dormitorio, una oficina o cualquier otra habitación interior cerrada con llave.

1. No puedo entrar a mi habitación debido a un error del operador:

Una de las razones más comunes por las que se bloquea es simplemente por algo que alguien ha hecho, a menudo distraídamente. Este es el mejor escenario posible porque significa que la cerradura está funcionando correctamente. Bloquear una cerradura de privacidad y luego cerrar la puerta puede cometerse un error muy simple porque la mayoría de las puertas interiores se pueden bloquear y luego cerrar.

Si está diciendo que no puedo entrar a mi habitación porque tal vez un niño cerró la puerta con llave detrás de usted o un pariente mayor estaba usando la habitación, puede haber más urgencia en el bloqueo de la habitación. En cualquier caso, si el bloqueo es consecuencia de simples errores y no ha habido avería en los dispositivos que estás utilizando, volver a entrar será más fácil.

2. No puedo entrar a mi habitación porque algo anda mal con mi cerradura:

Los problemas con la cerradura de una habitación pueden presentarse en una variedad de formas, pero esta es la razón más complicada para el bloqueo de una habitación. Cuando hay un problema con el mecanismo de bloqueo en sí, significa que la cerradura de la puerta no funcionará de manera confiable. Esto exige la mayor atención a la resolución de problemas y es probable que sea el bloqueo más difícil de resolver sin un cerrajero. Eso no quiere decir que necesariamente necesitará ayuda, pero ciertamente es más probable.

Los tipos más comunes de problemas con una cerradura atascada es que la manija gire y el pestillo no se retraiga. Esto puede deberse a que el pestillo está atascado o porque la manija o la perilla tienen una conexión rota con el pestillo. Si la cerradura tiene una ranura y la llave adecuada no funciona, es posible que no tenga razón al pensar que no puedo entrar a mi habitación debido a la cerradura. Sin embargo, este tipo de problema podría deberse a una complicación con la llave y no con la cerradura.

3. No puedo entrar a mi habitación porque algo anda mal con mi llave:

No todas las habitaciones de un edificio usarán una llave. Sin embargo, si comparte una casa con varias personas, el uso de un candado con llave puede ser extremadamente común. La mejor parte de los problemas con las llaves es que la funcionalidad de la cerradura no se verá afectada. Ya sea que haya roto la llave en la cerradura, la haya perdido o simplemente la haya dejado en la habitación en la que ahora está bloqueado, la cerradura sigue funcionando bien. Eventualmente tendrás que sacar la llave rota de la cerradura, pero lo más probable es que no necesites hacerlo para volver a entrar. Sin embargo, para usar la cerradura correctamente, necesitarás tener una llave despejada.

RELACIONADO:  Para que sirve el juego de destornilladores

Puede haber un problema al descubrir problemas más sutiles con su clave. Por ejemplo, puede pensar “No puedo entrar a mi habitación porque algo anda mal con mi cerradura”, pero la llave podría estar gastada. Cuando la llave no funciona en la cerradura, la cerradura puede estar funcionando correctamente y la llave podría ser responsable del bloqueo. Si una cerradura no funciona, incluso cuando se inserta la llave adecuada, aún debe solucionar este problema como si fuera un problema de llave. Es posible que pueda abrir la puerta de la habitación cerrada con llave con métodos que se aplican como si supiera que no puede entrar a su habitación. Esta situación le brinda más opciones que simplemente usar los métodos para cuando algo anda mal con su candado.

4. No puedo entrar a mi habitación pero no tiene nada que ver con la cerradura:

Es posible que las manijas de entrada estándar en algunas habitaciones ni siquiera tengan un candado. Pueden tener picaportes simples o manijas de puertas que giran sin posibilidad de cerrarse con llave. Sin embargo, estos aún pueden tener problemas con el pestillo con resorte. El pestillo se puede atascar o la manija se puede romper. Los resortes pueden romperse o debilitarse. Estos problemas reflejan fielmente las preocupaciones que tendría si pensara que no puedo entrar a mi habitación debido a la cerradura.

Si ninguna de estas cosas parece ser el problema que está experimentando, entonces existe la posibilidad de que haya un problema con la puerta en sí. Los problemas de la puerta son más fáciles de diagnosticar cuando no hay un mecanismo de bloqueo en la puerta. Puede saber si está bloqueado fuera de su habitación debido a un problema con la puerta si se puede ver que el pestillo se retrae. Si el pestillo no mantiene la puerta cerrada, es probable que la puerta se cuelgue del marco o que las bisagras se peguen. Esto puede deberse al desgaste natural, pero también al vandalismo (probables bromas en una situación de vivienda compartida).

Determinar el tipo de bloqueo

Puede tener una idea sobre la aflicción que puede estar sufriendo su puerta, o puede pensar: «Sé exactamente por qué no puedo entrar a mi habitación». El siguiente paso para volver a entrar es familiarizarse con el tipo de cerradura que está usando en la puerta de su habitación. El tipo de bloqueo que tiene determina el mejor método de entrada para usar tanto como el problema que está experimentando.

Manija sin llave : esta es solo una manija o perilla que no puede tener el pestillo bloqueado. No habrá ningún botón, ojo de cerradura, giro manual ni nada que pueda impedir que el cerrojo se retraiga. Este tipo de mecanismos suelen ser fáciles de desmontar ( 5 ), ya que no están destinados a proporcionar privacidad, y mucho menos seguridad. También es probable que la derivación de la tarjeta de crédito ( 1 ) funcione si la manija simplemente no funciona para accionar el pestillo.

Cerradura de privacidad : el tipo de cerradura más probable que se usará para asegurar las puertas de los dormitorios, las cerraduras de privacidad no tendrán una llave exterior, pero tendrán un botón de bloqueo. Este botón se presiona o se gira para activar/desactivar. Se puede confiar en que este tipo de bloqueo es vulnerable a una multitud de derivaciones ( 1 ). Incluso es común que las cerraduras de privacidad vengan con sus propias herramientas de derivación, que están diseñadas para usarse en casos de emergencia y bloqueo.

Perilla de puerta con llave : es fácil diferenciar una perilla de puerta con llave de otros tipos de cerraduras porque girará para abrir la puerta (es decir, una manija o perilla) y tendrá una ranura. Al tener un ojo de cerradura, es susceptible de ganzúas ( 2 ) y golpes ( 3 ), siempre que el problema sea con la llave y no con la cerradura en sí.

Cerrojo : un cerrojo es una cerradura con llave, pero no gira para retraer el cerrojo. El cerrojo no está accionado por resorte, por lo que necesita girar el tapón de la cerradura para bloquear y desbloquear el dispositivo. Es poco probable que los cerrojos sean reemplazados por los métodos de desvío más simples y conocidos, pero hay desvíos que podrían funcionar si el cerrojo usa un pestillo y no un cilindro de dos lados. Lo más probable es que necesite utilizar métodos de entrada como elegir ( 2 ) y golpear ( 3 ). Dependiendo de la complejidad del bloqueo, la entrada destructiva ( 4 ) podría ser la mejor opción.

RELACIONADO:  Elegir la cerradura electrónica adecuada

Candado : existe una historia profunda y rica en el uso de candados para asegurar habitaciones interiores. Esto se hace instalando un pestillo en el marco de la puerta que se conecta a la puerta. Hay muchos tipos diferentes de candados, por lo que es posible que pueda pasar por alto ( 1 ) los más baratos. Pero si tiene uno de los mejores candados de todos los tiempos, esa no será una opción. Cuando el candado tiene una ranura (es decir, no utiliza un dial combinado o un juego de ruedas) , se puede intentar forzar ( 2 ) y golpear ( 3 ).

Elija el mejor método de entrada

Apertura de la puerta del dormitorio

Para encontrar el mejor método de entrada, debe confiar en la categoría de problema más probable que le hace decir que no puedo entrar a mi habitación. Es posible que estos métodos no resuelvan su problema, pero si tiene las herramientas y las habilidades necesarias para usarlos, vale la pena probarlos para solucionar el problema. Si su conocimiento de las cerraduras es extenso, es posible que ya sepa qué no va a funcionar, pero esto no será posible para la persona con un conjunto de habilidades promedio.

1. Derivación

Hay desvíos para la mayoría de los tipos de cerraduras, y estos pueden funcionar para abrir la puerta cerrada de su habitación, según los detalles de su problema. Para los pestillos de privacidad, puede insertar una herramienta en el orificio exterior de la manija/perilla (si existe tal abertura). Para las cerraduras de botón, solo necesita presionar algo resistente en el espacio para soltar el botón. Para los botones giratorios, un destornillador pequeño de cabeza plana suele ser lo mejor, ya que necesitará atrapar el actuador interno y girarlo.

Cualquier tipo de pestillo con resorte se puede abrir con la técnica de la tarjeta de crédito. Algunos aficionados al bricolaje prefieren un cuchillo de mantequilla, pero independientemente del nombre de este método, no recomendaría una tarjeta de crédito activa, ya que el plástico puede masticarse (especialmente si no tiene experiencia). Simplemente inserte el material delgado a lo largo del lado curvo del pestillo entre el espacio en el marco (es posible que tenga que trabajar alrededor de la moldura de la puerta) y presione el pestillo hacia la puerta. Entonces la puerta se abrirá,

Ciertas derivaciones de pulgar también podrían funcionar si el cerrojo solo proporciona la ilusión de seguridad. Dependerá de la marca y el estilo de la cerradura, pero es posible que pueda usar una pieza delgada de metal para ingresar a través de la ranura y accionar internamente la palanca del otro lado de la puerta. En los casos en que haya un espacio lo suficientemente grande en la parte inferior de la puerta, también puede insertar herramientas especiales (o alambres doblados estratégicamente) que manipulen el pestillo interior. Asegúrese de buscar los métodos de derivación para su estilo particular de cerradura para obtener la mejor información específica.

Se aplica a :

  • No puedo entrar a mi habitación debido a un error del operador
  • No puedo entrar a mi habitación porque algo anda mal con mi cerradura
  • No puedo entrar a mi habitación porque algo anda mal con mi llave
  • No puedo entrar a mi habitación, pero mi habitación no tiene cerradura.

2. Recogida

Para elegir una cerradura de puerta interior, la cerradura debe tener una llave. Es importante saber que no todos los que dicen que estoy encerrado fuera de mi habitación habrán adoptado el pasatiempo de forzar cerraduras. Sin las herramientas adecuadas para forzar cerraduras, necesitará hacer ganzúas y herramientas de tensión improvisadas. Y dependiendo del tipo de cerradura, esto podría complicarse mucho. Por ejemplo, las cerraduras de detención de disco y los chaveteros tubulares necesitarán consideraciones diferentes a las de un conjunto de pestillo estándar. Y en términos de hacer uno propio o estar en posesión de cualquier tipo de dispositivo de este tipo, es posible que esté violando las leyes locales de ganzúa.

También es importante saber que, aunque todos los candados se pueden forzar, hay algunos que aún no se han forzado con éxito. Sin embargo, hay algunas cerraduras que es poco probable que abras sin una cantidad significativa de práctica y conocimiento. Debe conocer las principales técnicas de selección de cerraduras y cómo usarlas de manera efectiva. Lo más probable es que abrir la cerradura de la puerta de un dormitorio no sea tan difícil, y rastrillar con una tensión ligera debería permitirte entrar. Sin embargo, esto puede dañar la cerradura si se hace con demasiada frecuencia o con demasiada dureza.

Para que esto funcione, la cerradura tiene que estar funcionando. Pero en la misma medida, la cerradura tiene que ser lo que mantiene cerrada la puerta del dormitorio. El problema debe deberse a la falta de una llave que funcione.

RELACIONADO:  5 de los mejores programas de grabación de pantalla para Windows

Se aplica a :

  • No puedo entrar a mi habitación porque algo anda mal con mi llave

3. Tecla de choque

Es muy raro que una cerradura de dormitorio estándar haya sido diseñada para evitar golpes de cerradura. Sin embargo, debe haber un problema con su llave para determinar que la cerradura no está rota y que la cerradura usa una llave. Si el bloqueo no se puede resolver con una llave, entonces una llave de golpe no lo llevará muy lejos. Para entender cómo funciona el golpeo de cerraduras y las limitaciones de este método, puede leer acerca de las técnicas expertas que se usan para abrir puertas y por qué las llaves de golpes no funcionan en los automóviles.

La mayor barrera para que este método funcione es el acceso a la clave de golpe adecuada. Las llaves de impacto son bastante fáciles de usar, incluso para un principiante en cerrajería. Sin embargo, necesita saber qué clave usar. La llave debe tener la cantidad correcta de ranuras para la cerradura en particular en la que se usa. Estas ranuras corresponden al número de pasadores dentro de una cerradura. Si la llave tiene demasiadas ranuras (o el perfil incorrecto), no encajará en el chavetero. Si no hay suficientes ranuras, la llave no interactuará con suficientes pasadores para abrir la cerradura.

Se aplica a :

  • No puedo entrar a mi habitación porque algo anda mal con mi llave

4. Entrada destructiva

Una vez que elige someterse a una entrada destructiva, se compromete a reemplazar los mecanismos que destruye. Y este método de entrada ciertamente destruirá dispositivos particulares, dependiendo del tipo particular de entrada destructiva que esté buscando usar. El tipo más común de entrada destructiva es perforar una cerradura. Esto está garantizado para arruinar su bloqueo existente. Puede elegir sus puntos de perforación según sus preferencias (ya sea perforando los pasadores clave o los tornillos de fijación).

Si no es un profesional, no recomendaría usar ningún tipo de entrada destructiva, pero tampoco recomendaría este método si está diciendo que no puedo entrar a mi habitación, en circunstancias en las que la cerradura no es el problema, o ha habido un error general del operador. Es más probable que pueda superar esos otros problemas con un curso de acción mucho menos drástico. Si cree que necesita taladrar la cerradura, cortar las bisagras o cortar el pestillo/perno, consulte con un cerrajero para asegurarse de no saltar a la opción más extrema.

Se aplica a :

  • No puedo entrar a mi habitación porque algo anda mal con mi cerradura
  • No puedo entrar a mi habitación porque algo anda mal con mi llave

5. Desmontaje

Desarmar la cerradura es más fácil con manijas de puertas más baratas y de baja seguridad. Lo que busca hacer es quitar la manija de la puerta de una manera no destructiva. Esto no es posible con todos los tipos de cerraduras, especialmente con candados (pero podría ser posible desenroscar el pestillo instalado en la puerta y dejar el candado cerrado). Para muchas cerraduras de privacidad, habrá tornillos expuestos o los tornillos estarán ocultos con una placa de roseta removible. Los pasos de desmontaje particulares para cada candado serán diferentes, por lo que puede que le convenga investigar su marca y número de modelo en particular o consultar la guía de instalación del candado por otros medios.

Una vez que se quitan los tornillos, acceder al pestillo y al perno para retraerlos es muy simple. Casi siempre se puede usar un destornillador de cabeza plana para accionar la parte del conjunto que asegura la puerta. Si no se puede hacer nada con la cerradura en sí, es posible que deba desmontar la puerta. Todos estos procesos pueden dañar potencialmente la puerta, la cerradura o las manijas, pero el desmontaje también requiere volver a montar, que es una forma común de dañar permanentemente su seguridad interior. Como regla general, si puede desarmarlo, puede hacer que se abra.

Se aplica a: